OREJAS DE AMÁN INUNDANDO LAS VITRINAS DE TEL AVIV

Hace un año, por estas fechas, me encontraba recorriendo las calles de Tel Aviv junto a mi familia. En mitad del paseo dimos con una gran panadería que parecía tener lo que todo el mundo soñaba.

Desde bourekas hasta sufganyot, tras cada vitrina había especialidades de todo tipo.

Supimos que era el momento ideal para hacer de tripas souvenir, y encontrar el recuerdo perfecto para compartir con los amigos a la vuelta.

Llenamos un par de bolsas con diferentes tipos de panes, bourekas de espinacas y queso, babka y un par de cajas de triángulos de chocolates.

Las bourekas desaparecieron de camino a casa, el pan acompañó la cena y el babka de chocolate fue el postre en nuestra última noche en Israel.

Por otro lado, las cajas rebosantes de triángulos de chocolate iban directas a España para regalar en el primer café de reencuentro post viaje. Por desgracia para nuestros amigos, la vuelta a casa coincidió con el confinamiento exprés.

Así que, pasados los días suficientes para saber que aquello de ir a visitarnos unos a otros iba a conllevar la aparición de moho en las galletas, nos merendamos lo que más tarde descubriríamos era un auténtico icono de Purim, el carnaval judío.

EL TRIO DE LA DISCORDIA Y LA SALVACIÓN

Se trataban de las orejas de Amán. Una combinación, de alta dulzura y toque anaranjado, tras la que se encuentra la historia de Esther, Asuero el Rey de Persia y el indispensable, Amán.

Este último, siendo el consejero real dio la orden de perseguir y matar a todos los judíos desconociendo que la propia mujer del Rey, Esther, también era judía. Se dice que Esther pasó 3 días rezando y alimentándose sólo a base de semillas de amapola hasta encontrar la forma de hacérselo saber al Rey y lograr salvar al pueblo judío.

Debido a las leyes establecidas el Rey no podía anular la orden de Amán, sin embargo, podía establecer una nueva: cualquier judío podría matar a aquella persona que pusiese en peligro su vida. De esta forma Amán fue asesinado y se evitó la masacre judía.

Esta victoria conmemorada en Purim y celebrada este año el próximo 25 de febrero, a partir del atardecer, es además la única festividad judía en la que se anima a beber hasta que no se diferencie entre una maldición de Amán y una bendición de Mordecai, lo que como podréis imaginar dota a esta jornada de un carácter único y diferente a cualquier otra.

Por nuestro lado, nos centraremos en la receta de los dulces, que podréis compartir con niños e incluir en las clásicas cestas de comida que se envían a amigos y conocidos, tal y como recoge la mitzva mishloaj manot.

RECETA OREJAS DE AMÁN

Ingredientes para la masa

270 g de harina

140 g de mantequilla temperatura ambiente

80 g de azúcar

1 huevo a temperatura ambiente

Ralladura de media naranja

Pizca de sal

Ingredientes para el relleno

Para el relleno es común utilizar mermeladas de sabores o chocolate, siempre y cuando sean de buena calidad y sin demasiados ingredientes extras o las orejas podrían deformarse en el horno.

En caso de querer elaborar vuestro propio relleno podéis optar por un haroshet a base de dátiles y frutos secos como el que utilizaba Jordi Escalfet para els Amics dels Calls de Catalunya o a base de semillas de amapola en honor al ayuno de Esther.

Elaboración

En primer lugar, prepararemos la masa batiendo la mantequilla con el azúcar. Cuando quede homogénea añadiremos el huevo, la ralladura de naranja, la harina y la sal.

Sabremos que la masa está lista cuando quede firme sin llegar a ser pegajosa. Dejaremos la masa reposando en la nevera durante 1 o 2 horas en papel film o cubiertas para evitar que se reseque.

Una vez pasado el tiempo, la estiraremos hasta conseguir un grosor de más o menos medio centímetro, y haremos círculos de unos 3 cm de diámetro.

Llegados a este punto, toca la parte más divertida: añadiremos una cucharada pequeña del relleno de nuestra elección y cerraremos en forma de triángulo juntando las esquinas o bien cerrándolo como un pequeño paquete de regalo.

Triángulo

Para el primero, poned vuestros propios dedos en forma de triángulo haciendo que índice derecho e índice izquierdo se busquen por debajo de la masa, de esta forma ya tendréis cerrados dos laterales, y con la ayuda de los pulgares podréis cerrar la inferior con las esquinas laterales.

Paquete de regalo

Para hacerlo en forma de pequeño regalo, tan sólo necesitáis ir doblando cada lateral apoyándolo sobre el relleno.

Una vez preparados, podéis refrigerarlos unos 5 minutos para ayudar a que la forma se mantenga lo mejor posible.

Por último, sólo hará falta hornear a 180 ºC durante unos 15 – 20 minutos. Y listo.

Idealmente, dejar enfriar unas horas antes de comer para que la galleta esté más crujiente.

El resurgir de sabores inesperados

En esta historia un personaje que bien os podría interesar es Vashti. Vashti fue la primera mujer del Rey Asuero, desterrada por negarse a mostrar su belleza ante los invitados cuando el Rey se lo exigió.

Son muchas las voces que hablan de su papel, de lo relevante de su actitud como mujer revolucionaria. Y me pregunto, si en honor a Esther se lleva a cabo el relleno a base de semillas de amapola, ¿Qué sabor podría utilizarse en honor a Vashti?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.