Unos 2500 huevos, 120 kg de piñones, 200 kg de fruta confitada, 40 kg de mantequilla, 200 kg de azúcar, 500 kg de harina, 15 kg de sal, 20 litros de anís, 180 de mazapán y algún que otro kg de canela y de ralladura de limón fueron los ingredientes utilizados por Lluís Dorca y Àngel Garcia para crear la coca de Sant Joan más larga del mundo. El 12 de Julio de 1991 llevaban a cabo este reto gastronómico en Figueres dando lugar a repartir 9000 porciones, lo relataba Sebastià Roig para la Revista de Girona.

Mi aportación de hoy, mucho más discreta, es un canto al origen de la Coca de Sant Joan, como se la conoce en Cataluña, Valencia y Baleares. 

Siendo Ignasi Doménech, chef y divulgador gastronómico, quién recopiló en su libro La Teca, publicado en 1924, la primera receta de coca de Sant Joan tal y como la conocemos hoy, comparto en su honor la versión de fruta confitada, con opción a hacerla con crema pastelera.

RECETA DE COCA DE SAN JUAN 

Ingredientes

Elaboración

1

En un bol mezclamos la harina, el azúcar, los huevos, la leche y el anís en polvo, pudiendo hacer uso de unos 40 ml de licor. A continuación añadimos la mantequilla fundida, la sal y la levadura.

2

Cuando la masa empiece a ser homogénea, amasamos durante unos minutos sobre una superficie enharinada. Cuando la bola de masa ya no sea pegajosa la dejaremos leudar en un bol cubierto hasta que duplique su tamaño.

3

En este punto decidiremos si queremos elaborar la coca clásica de fruta confitada de Doménech, o si preferimos la de crema pastelera. En primer lugar para ambos casos estiraremos la coca en la superficie enharinada consiguiendo una forma rectangular, dos veces más larga que ancha. 

4

A continuación, si nos hemos decantado por la clásica de fruta confitada, decoraremos su superficie con la misma, con los piñones, pintaremos con huevo y como paso final espolvorearemos con azúcar. En ese momento, dejaremos leudar de nuevo al menos durante una hora.

5

Si por el contrario, nos decantamos por la versión con crema pastelera, la elaboraremos como sigue. Herviremos 350 ml de leche junto a la canela y la piel de limón. Batiremos el resto de leche con las yemas de huevo, el azúcar y la maicena hasta que quede integrado. A continuación mezclaremos en un cazo la leche previamente hervida y la mezcla batida. Removeremos a fuego lento hasta conseguir la textura espesa.  

6

Siguiendo con la versión con crema pastelera, nos untaremos la mano con un poco de aceite o agua y marcaremos franjas longitudinales sobre la masa. En los surcos y con la ayuda de una manga pastelera, dispondremos la crema, repartiremos los piñones por encima y pintaremos con huevo. A continuación, dejaremos leudar al menos durante una hora. 

7

Con cualquiera de las dos versiones, hornearemos a 220º C durante unos 25 minutos con el horno precalentado.

 

En la preparación de esta receta encontré una fuente de gran utilidad.

Se trata del conocimiento que comparten Josep Maria Mañé i Carme Julià, los creadores del Forner d’Alella, quienes ya jubilados y motivados por sus nietos empezaron a grabar recetas, contando actualmente con casi medio millón de seguidores en su cuenta de Youtube. En su página encontraréis la versión de la coca con el uso de masa madre. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.