El próximo 6 de septiembre inicia Rosh Ha Shana, el año nuevo judío. La celebración dura dos días y dará paso a los diez días de reflexión y arrepentimiento que preceden a Yom Kippur, el día del perdón. 

Estas dos festividades se contraponen para complementarse. Mientras Rosh Ha Shana, se caracteriza por una abundante mesa llena de ingredientes que conectan el propósito con la acción, durante Yom Kippur se lleva a cabo el ayuno más destacado del judaísmo. A lo largo del día, y hasta el siguiente atardecer, el rezo será el único acompañante al encuentro del perdón por las faltas cometidas a lo largo del año.

De esta forma abundancia y ayuno protagonizan un íntimo encuentro con la divinidad, el camino recorrido y con la determinación de mejorar.

Entre los simanim, los ingredientes con los atributos deseables para el nuevo año, encontramos una importante tríada: la granada, la miel y la manzana. Juntamente con una cuarta participante: jalá agulá, o jalá redondo. 

LA GRANADA 

Esta fruta bíblica mencionada en el Cantar de los Cantares, así como en Deuteronomio convirtiéndola en una de las siete especies sagradas, aparece en la mesa como expresión de un año fértil y lleno de buenas acciones. En concreto, se dice que contiene un número de semillas similar al número de mitzvot, los 613 preceptos que deben seguir los judíos, y que es esa la razón por la que augura un año lleno de buenas acciones. Al final encontraréis una receta de pollo con granada en la que se equilibra el posible amargor de la semilla, con una salsa a base de su jugo.  

LA MIEL Y LA MANZANA

El más clásico de todos, imagen indispensable durante Rosh Ha Shana es la manzana junto a un tarro de miel.  En hebreo, se denomina tapúaj bidvash, y aparece para confirmar que el año venidero sea dulce.  Siendo ambos ingredientes dulces, el Rabino Aaron Moss, reflexionó sobre la razón de utilizar ambos y encontró la respuesta en la forma de obtenerlo.  De la misma forma que la manzana, llega a nosotros de una forma armoniosa, entregada por el árbol sin la necesidad de llevar a cabo ningún esfuerzo extra, la miel se presenta como un reto. La miel representa la dulzura obtenida tras haber tomado un riesgo, en este caso el riesgo de enfrentarse a un insecto que puede picar. Serían en conjunto el símbolo de los logros y bendiciones que llegan a nosotros de forma sutil, así como aquellos logros y buen sabor de boca que obtenemos tras haber superado un obstáculo.  

JALÁ AGULÁ

La jalá agulá es el pan jalá hecho especialmente de forma redondeada para Rosh Ha Shana. La circularidad del pan contribuye a evocar unidad, y representar el nuevo ciclo venidero. 

Sobre esta se encuentra de forma común una versión con pasas, así como una receta que aúna a la tríada creando un pan jalá agulá relleno de manzana asada para untar en la miel.

Pollo con Granada para Rosh Ha Shana

Shana tova umetuca, un gran y dulce año para todos

RECETA DE POLLO CON GRANADA

Ingredientes

1 pollo entero cortado en octavos
4 cucharadas de aceite de oliva 
1 cebolla grande, picada
3 dientes de ajo, picados
½ taza de zumo de granada 
½ taza de miel
2 tazas de caldo de verduras o de pollo
1 cucharadita de comino
½ cucharadita de jengibre en polvo
½ cucharadita de cúrcuma

2 cucharadas de perejil

2 cucharadas de semillas de granada

sal y pimienta al gusto

Elaboración

Calentar 2 cucharadas de aceite en la sartén

Saltear la cebolla, añadir el ajo picado y dorar unos minutos. Añadir el zumo de granada, la miel, el caldo y las especias. Remover y llevar a ebullición. 

Reducir a fuego lento y cocinar sin tapar durante unos 20 minutos o hasta que la salsa se reduzca a la mitad de su volumen y se espese ligeramente. Probar la salsa y ajustar la sazón. 

Retirar la salsa del fuego y reservar. Enjuagar las piezas de pollo, secar con palmaditas y sazonar con sal y pimienta.

Calentar las 2 cucharadas restantes de aceite en la sartén y colocar las piezas de pollo con la piel hacia abajo. Dorar por ambos lados. Reducir el fuego y verter la salsa preparada a fuego lento sobre el pollo.

Tapar la sartén y cocinar a fuego lento durante 35-40 minutos.

Retirar de la sartén y servir, adornando con perejil picado y semillas de granada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.