The Ingredients of Our Story 

Este proyecto nació oficialmente el 25 de diciembre de 2020. Se produjo como la evolución natural de un blog anterior iniciado en 2015.

Su nacimiento y continuación han estado marcados por un par de hitos importantes.

Creación blog escritura gastronómica

Pasé de blogpost.noséquemás.com, a un bonito, e igualmente largo, (qué puedo hacer, no dejo de ser una romántica) .com: www.theingredientsofourstory.com.  

Ese primer paso supuso 6 meses reflexionando sobre qué era realmente el proyecto. Para nombrar algo, debes saber de qué se trata.  

Parece una obviedad pero puedo aseguraros que es un largo y arduo camino. Generalmente, aquellos que observáis dando un paso de forma muy eficiente y rápida es porque llevan años trabajando entorno a ese concepto sea de forma directa o indirecta. Por más que uno trate de encontrar un atajo, ese tiempo es insalvable. Podrá variar la cantidad necesaria dependiendo del momento vital y de las características de la persona, pero es un período necesario y recomendable.

En el caso de The Ingredients of Our Story, la primera duda era evidente: ¿Seguía siendo un lugar en el que hablar de nutrición?, tal y como había nacido en 2015, bajo el nombre de Nutricuriosos. No, no era sólo nutrición. Más allá de un sano enriquecimiento del proyecto, quedaba claro que la nutrición no era bajo ningún concepto el eje central.

Entonces, qué era. Qué era eso que trataba de plasmar, y porqué, era yo la persona adecuada para hacerlo.

Tras muchas lecturas, conversaciones, cafés, escritos, convivencias con diferentes nacionalidades, tuve la revelación, vi el nombre que conseguía sintetizar la esencia de lo que se estaba cociendo: The Ingredients of Our Story.  

Cualquier persona con un mínimo conocimiento de SEO me diría que eso no era un nombre en absoluto. Que lo ideal sería una palabra a lo sumo.  

Estoy de acuerdo. Actualmente mi mente sigue jugando, saltando entre frutas y especias que en una sola palabra puedan abarcarlo todo. Sin embargo, este era el primer nombre que conseguía transmitir el pilar fundamental.

Los ingredientes de nuestra historia, incluye desde lo abundante que era la Cataluña Medieval en leche de almendras hasta la la forma en la que un pan entreteje los caminos de pertenencia y fe. 

Sin lugar a dudas, haber encontrado el nombre, haber otorgado un espacio concreto a este cúmulo de experiencias y encuentro de testimonios será siempre uno de los mayores hitos del proyecto.

La constancia en la escritura 

El segundo hito fue haber conseguido ser constante y haber continuado escribiendo, estuviese en mitad de la montaña, en medio de la agotadora  búsqueda de casa o de lutos y despedidas. Creé mi eje vital, y lo respeté. 

Ese es un paso fundamental. En ocasiones encontramos nuestra pasión pero no la respetamos o nos encallamos con temores de no estar a la altura de aquello que veneramos. Ser capaces de continuar, continuar y continuar, lo cambia todo. Dota de significado a la pasión.

En pro de que así continúe siendo, he escogido empezar el año escribiendo 300 palabras durante 30 días. Abro la veda con el día de hoy.

Con algo de suerte, uno o varios días resultarán de vuestro interés.  Y en cualquier caso, todos ellos serán un bonito recuerdo para la próxima conjunción de hitos.

Feliz año 2022, nos leemos de cerca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.