A una sola semana de pasear junto a la torre de Hércules, el mar bravo, las empanadas y las berzas. De entrar en cada una de las librerías que salpican las calles de A Coruña. De sumergirme por primera vez en el Camino de Santiago, desde «casa«. 

 

 

 

I Beca Emilia Pardo Bazán de literatura gastronómica ​

La Beca Emilia Pardo Bazán de literatura gastronómica nace como una colaboración entre la Editorial Col&Col y la Residencia literaria 1863 con la finalidad de apoyar y promover la creación literaria gastronómica.  

Aquella, que gira entorno a lo que ocurre alrededor de la mesa. La que convierte la comida en el eje central sobre el que narrar la historia. 

Tal es el caso de la propuesta con la que he sido galardonada para esta primera edición:

Cena de Peregrinos, exploración de las cenas compartidas en las casas de donativo del Camino de Santiago Francés y Primitivo. 

Durante el mes de febrero, recuperaré paisajes del camino a diario. Recorreré la castiza meseta, sus interminables horizontes y sus refugios de piedra. Recorreré los momentos en que, entre silencios y túneles secretos de vino, el camino decide colmarte con cenas abundantes en sabores de la huerta junto a ex soldados, artistas y hombres de luto.  

Visitaré el camino primitivo cruzando Asturias, sus cascadas, su verdor y las interminables cuestas coronadas por un cálido recibimiento al son del piano, la guitarra, una gran olla de caldo, ensalada, garbanzos, pan y vino. Porque con buen pan y buen vino. 

Para llegar a la siempre tan abundante en castaños, Galicia.  

Empanadas, cafeterías y menú del día 

Esto quiere decir, además, que durante un mes puede que en el blog abunden reflexiones sobre los completos menús de menos de 10 euros de A Coruña, las librerías cafeterías y por supuesto, las empanadas, por las que pido de antemano perdón a mi salud, van a ser mucho más abundantes en mi mesa, que en mis escritos. 

Cuento también con una invitación a comer en Betanzos, lugar del que conocí a un grupo entero haciendo el Camino de Santiago.

Oportunidades de compartir bocados y palabras, que complementarán la atmósfera de la cena de peregrinos a la que estáis firme, y cálidamente, invitados.  

Beca Emilia Pardo Bazán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.