Si estáis por aquí, probablemente sabréis que hoy es Purim, la festividad más alegre del calendario judío.

En este día se conmemora la salvación del pueblo judío, gracias a la reina Ester.  Quién consiguió evitar la masacre planeada a manos del consejero real Amán. El relato se encuentra en la Meguilá, el libro de Ester. Sobre el que la mayoría de historiadores modernos coinciden fue escrito por un anónimo persa o israelí. 

Sobre la celebración y su menú escribí el pasado martes. Lo que me hace traerlo de vuelta, son las orejas.  Se suelen denominar orejas de Amán a un dulce triangular que se consume en la fiesta de Purim. Se dice sobre él que nació en representación de las orejas de Amán, el consejero real que quiso llevar a cabo la matanza de judíos. 

Y aquí viene el cúmulo de coincidencias que a mí me tiene intrigada desde que viví carnaval en Galicia el pasado febrero. 

Para empezar, aunque a día de hoy se llama indiferentemente orejas de Amán y/o Hamantash, existe una diferencia entre ambas, tal y como menciona el Rabino Robert Sternberg, y recoge Javier Zafra en su libro:

«La Orejas de Hamán sefardíes no debemos confundirlas con el dulce askenazí hamantaschen. Basado en la receta del Rabino Robert Sternberg» 

Y así es. Una prueba sencilla que podéis llevar a cabo es centrar la búsqueda de orejas de Amán en google entorno al 2010. En ese momento, en el que todavía no llegaban a medio millón de resultados, veréis que lo que aparecía era una preparación frita, parecida a las que siguen a continuación: 

Además, encontramos esta definición en el artículo del 2011 escrito por Katherine Romanov  sobre Oznei Haman, orejas de Amán.

“What they consist of are fried strips of dough that have been shaped into the form of an ear and subsequently dusted with confectioner’s sugar or cinnamon sugar.” 

“En lo que consisten son tiras de masa frita a las que se les ha dado forma de oreja y posteriormente se espolvorean con azúcar glas o azúcar de canela”.

Orejas, orellas y chiacchiere

Estas tres preparaciones se  comen por Carnaval: 

Estas tres son Orellas de Galicia, Chiacchiere de Italia, aunque responde a diferentes nombres y formas  dependiendo de la región, y orelletes, de Lleida, en Cataluña. Hasta ahora me ha llegado también la versión polaca, y  desconozco cuántas más existen.

Lo cierto es que el parecido es más que razonable, entre ellas y en comparación a las Oznei Aman. 

Desde Bet Shalom, una gran cocinera, me contaba que existen las Hamantash, versión asquenazí, que corresponde a las triangulares rellenas, y las sefardíes, masa frita sin rellenar. Y que éstas eran diferentes por una clara razón: los asquenazí no tenían aceite. Por esa razón, su preparación es un triángulo horneado y relleno de semillas o mermeladas. Mientras que la comunidad sefardí, contaba con abundante aceite, y así como nacieron los buñuelos, podían haber nacido estas  preparaciones fritas.

En cualquier caso, todas ellas parecen estar conectadas con las saturnales romanas, y las celebraciones en honor a Baco, grandes festines que daban por finalizado el invierno y la bienvenida a la primavera.

Todavía me quedan grandes dudas. ¿Cómo llego de Galicia hasta Polonia? ¿Qué hizo que todas ellas se llamasen orejas? A excepción de las italianas. 

Puedes suscribirte aquí para estar al día de lo que descubra. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.